martes, 25 de agosto de 2009

Trabajando contra reloj...


Hola! Aquí estoy, liadísima. Tal como era de esperar, el verano se va terminando y todavía me quedan muchas cosas por hacer de mi lista de "tareas" para las tardes libres. No sé si empezaré el horario normal a principio de mes o el 15 de septiembre (ojalá sea el 15) pero estos días estoy intentando trabajar a toda máquina para abrir ya mi tiendecita en Etsy.

Tengo algunos modelos ya totalmente decididos y en otros todavía estoy haciendo modificaciones. Parece que basta que des un modelo por terminado y empieces ya a hacerlos en serio para que se te ocurra un cambio "imprescindible", y no sólo eso, parece que cada cambio implica pedir agujas nuevas!

Primero compré agujas normales (rectas) de muchas medidas. Cuando ya parece que tenía decidida la medida que me iba mejor, resulta que se me ocurre probar con agujas circulares y ¡otra vez a comprar! Encima las agujas circulares que venden el El Corte Inglés, en mi mercería y en Ovillos.com, son de la marca Pony, que, sinceramente, no tiene los mejores acabados en la zona donde se juntan la aguja y el cable y la lana se atasca ahí que es un gusto (tengo unas de esta marca del 2,5 que son una tortura). Así que tengo que pedirlas a tiendas del Reino Unido. Menos mal que allí tienen mejor surtido y el servicio es excelente.

Si tenéis que comprar agujas circulares yo os aconsejo (como casi todo el mundo) la marca Addi. Son caras, pero van de maravilla. Si no queréis gastar tanto, las de la marca Prym tampoco están nada mal y son mucho más económicas.

En fin, que con tanta compra y tanto despilfarro de lana en muestras y ensayos ya tengo ganas de abrir la tienda y ver si puedo recuperar el dinerito gastado.

Mientras tanto se me ha juntado una cantidad importante de gorritos "casi" perfectos, jerseys de mangas muy largas o muy cortas y zapatitos desparejados. Como ya me he hartado de deshacer he pensado hacer las parejas de los zapatitos y llevarlo todo a una organización local que necesita ropa para bebés de familias desfavorecidas. Es una forma muy bonita de ayudar y de paso no me siento tan culpable por el gasto de lana.

Si os gusta hacer punto o ganchillo y no sabéis que hacer ya con tantas cosas, os podéis plantear esta opción. Seguro que una prenda hecha a mano con cariño, hace muy feliz a la persona que la reciba. Y de paso podéis donar toda esa ropa en buen uso que ya no os ponéis y que convierte el armario en una "leonera" donde es imposible encontrar nada :)

Bueno, ya os he dado el sermoncillo de hoy. Un besito!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada