miércoles, 9 de diciembre de 2009

Horrible, horrible puente

Hola! Tal como indica el título no ha sido un puente muy bueno para mi, para empezar no tenía puente porque el lunes por la mañana me tocaba trabajar. En concreto tenía que ir a presentar unos papeles que urgian muchísimo. Cuando ya estaban casi todos los papeles presentados llegó mi marido con el coche que salía de trabajar (él también) y vino a buscarme, y cuando justo faltaban como 100 metros para llegar al último sitio donde tenía que ir, crack, oimos un ruido como si hubiéramos pisado algo metálico con la rueda, frenamos, miramos para atrás y no vimos nada, volvimos a arrancar y catacrack, otra vez el ruido pero más fuerte, aquello sonaba a piezas desencajadas y sueltas que daba gusto. Apartamos el coche y miramos un poquillo en el capó, por arriba, por abajo, pero nada, como ninguno de los dos tenemos mucha idea de mecánica... En fin que como el ruido era francamente alarmante y así no se podía ir a ningún sitio, principalmente porque nos daba miedo romperlo más, tuvimos que llamar a la grua, "afortunadamente" tardó más de una hora y nos dio tiempo entre tanto de terminar la última gestión que faltaba.

Cuando llegó el señor de la grua le echó un vistazo y dijo que era la caja de cambios casi seguro, como hace cuatro años ya nos la tuvieron que cambiar, desgraciadamente sabemos la pequeña fortuna que sube la reparación y estuvimos a punto de echarnos a llorar allí mismo. Lo que faltaba!!! Y es que las cosas están complicadillas con la economía familiar y un palo de 3000 eurazos ahora mismo es un disgusto mayúsculo, sobre todo considerando que hace dos veranos tuvimos una apoteosis de averías con este mismo coche que nos salió carísima, nos obligó a llamar a la grúa cuatro (sí, cuatro) veces sólo en el mes de agosto y a alquilar un coche durante más de una semana.

Bueno, en fin, que la grua nos llevó hasta el taller que, sorpresa! estaba cerrado por puente. Así que allí dejamos el coche en la puerta y nos volvimos a casa andando, cinco kilómetros... aahh, las delicias de vivir en el campo. Después de toda la mañana de acá para allá haciendo gestiones, el disgusto, y los cinco kilómetros a pie (tres de ellos cuesta arriba), os podéis imaginar la cara que teníamos al llegar a casa. Y aún tenemos que dar gracias de que no nos llovió por el camino, porque nos habíamos dejado el paraguas en el coche.

En fin, que tenía que contárselo a alguien, llevo todo el día rezando para que, contra todo pronóstico, sea una avería tonta y salga baratilla.

Hablando de algo más positivo, ya he empezado (por fiiinnn) a poner cositas en mi tienda Etsy. En unos días, cuando esté un poco mas completita os lo cuento todo, todito.

Besitos a tod@s!!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada