martes, 13 de enero de 2015

Adiós, querido Manchitas

Buenos días a todas, últimamente parece que sólo entro en el blog a contar desgracias. Será que no tengo mucho tiempo y sólo vengo cuando tengo la necesidad urgente de compartir algo, y como no ha pasado gran cosa desde que murió mi cuñada... pues eso.
Bueno pues lo que ha pasado es que esta madrugada ha muerto mi gato Señor Manchitas. Era un gato adoptado (mejor dicho, éramos su familia adoptada, un día empezó a aparecer por la puerta de la cocina y nos adoptó) y no estoy segura de la edad que tenía, pero creemos que era bastante mayor ya. Llevaba ya algunos días pachucho, pero al final no ha sufrido nada, gracias a Dios, ayer noche cenó un poquito, estuvo ronroneando cuando le cogí en brazos, le cepillé bien (le encantaba) y lo metí en la camita. Se le veía adormilado y un poquito confuso, pero no se quejaba ni parecía que le doliera nada. Esta mañana cuando he ido a verlo he visto que llevaba ya algunas horas muerto. He llorado un montón (todavía no puedo escribir esto sin llorar) pero me alegro de que se haya ido tranquilamente en su propia camita, sin angustias ni estrés.

No tengo ninguna foto de él, no le gustaban las cámaras y salía pitando cuando intentabas fotografiarlo, pero era un gato muy guapo y grandote, blanco y negro, así a manchas. Tenía unos ojos verdes preciosos y era muy dulce y cariñoso, aunque un poco trasto, como tienen que ser los gatos. Vivía un poco su vida, jugando por el jardín con otros gatitos que vienen a visitarnos y durmiendo al sol entre las plantas, pero venía en cuanto le llamabas y le encantaban los mimos y que le rascara entre las orejitas.

Te echaremos mucho de menos Señor Manchitas, ojalá estés jugando y durmiendo al sol en el cielo. Descansa en paz, precioso.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada